El centro CEC de Valencia  en colaboración con la Fundación de Autismo Diario (https://autismodiario.org) ha desarrollado una investigación preliminar sobre el aprendizaje de conductas en niños con Trastorno de Espectro Autista (TEA) con apoyo de la herramienta tecnológica de Pictogram Room (PR) durante el año 2016.

Diferentes investigaciones defienden el uso de los soportes tecnológicos como facilitadores del aprendizaje de habilidades sociales y de comunicación, mejorando así la funcionalidad de los niños con TEA. El objetivo final de este trabajo ha sido validar Pictogram Room como soporte tecnológico que facilita el aprendizaje de personas con autismo. Para ello se han desarrollado dos protocolos de intervención psicológica individual para niños con TEA con el uso de actividades seleccionadas y programadas de PR. Dichos protocolos iban dirigidos a la adquisición concreta de las conductas de “señalado” y “tiempo de espera o guardar turnos”. El estudio contempló un diseño cuasi experimental e intrasujetos, es decir, se trata de un estudio cualitativo en el que a los mismos niños, se evalúa el nivel de “señalar” y de “guardar turnos de espera” antes y después de la aplicación del protocolo con uso de PR.

En el estudio participaron cuatro niños/as con autismo, de edades comprendidas entre los cuatro y siete años. En todos los casos se contó con el consentimiento paterno y la intervención profesional fue absolutamente desinteresada.

Se diseñaron y posteriormente se cumplimentaron cuestionarios de evaluación pre y postintervención, tanto por parte del examinador como por parte de la familia. El examinador además, procedió a un registro de las dos conductas durante las sesiones lo que permitió medir el nivel de autonomía conseguido por los niños en cada caso.

En cuanto a los resultados obtenidos, los dos protocolos de intervención diseñados, supusieron, para los cuatro sujetos estudiados, un soporte facilitador para el aprendizaje de habilidades sociales y de comunicación concretamente la acción de señalar y la conducta de guardar turnos. Se exponen a continuación algunas de las conclusiones:

Protocolo de aprendizaje de la conducta de señalar:

– La aplicación del protocolo de señalado favorece el aprendizaje de esta conducta para los niños que no la tienen adquirida.

-. Tres de los cuatro niños consiguieron aumentar la frecuencia de uso del señalado. Únicamente uno de los niños no presentó diferencias cualitativas.

-. Los niños que presentaban un nivel inferior para señalar, consiguieron mayor autonomía para ello durante las sesiones de entrenamiento de la herramienta PR.

– Todos los familiares consideran que sus hijos/as han mejorado en la acción de señalar después del protocolo con Pictogram Room, incluidos aquellos que presentaban un nivel superior al inicio de la intervención. La evaluación familiar de todos estos niños/as confirma que han incrementado tanto la frecuencia de uso como el nivel de autonomía para realizar dicha conducta.

Protocolo de aprendizaje de la conducta de “tiempo de espera”:

-. La aplicación de este protocolo ha presentado un efecto positivo en un contexto controlado de evaluación postentrenamiento. Los 4 niños/as han aumentado la cantidad de turnos de espera con respecto a la cantidad de turnos esperados en la evaluación previa.

-. Durante la progresión de las sesiones se ha conseguido mayor nivel de autonomía en la ejecución de la conducta de tiempo de espera para tres de los cuatro niños.

-. Su aplicación ha favorecido este aprendizaje, aunque no se ha incorporado a su repertorio conductual con más nivel de frecuencia conforme informan sus familiares (excepto para uno de los casos que sí guarda los turnos con más frecuencia que antes). También ha favorecido el nivel de autonomía en la ejecución del comportamiento de mantener la espera excepto para uno de los niños.

Se concluye finalmente para los niños de este estudio, que las actividades y tareas seleccionadas para el diseño de estos dos protocolos de intervención, constituyen un soporte facilitador para el aprendizaje de habilidades sociales y de comunicación, concretamente: la acción de señalar (para los niños/as con nivel inferior) y la conducta de guardar turnos. En definitiva, los resultados observados constatan, la contribución del uso del Pictogram Room para potenciar el nivel de autonomía o capacitación funcional. Se confirman así las consideraciones señaladas en estudios previos que apuntaban, las posibilidades que estos dispositivos tecnológicos podían ofrecer en el desarrollo de habilidades sociales (Parsons, Mitchell y Leonard, 2005), y habilidades de comunicación (Miller et al., 2006; Goldsmith y LeBlanc, 2004).

EL equipo de CEC Valencia concluye que este trabajo preliminar abre la puerta a una línea de investigación dirigida a la práctica clínica. Ello supone sin duda la necesidad de aumentar el tamaño de la muestra contando para ello, con la colaboración de otros centros, asociaciones o instituciones que trabajaran de forma coordinada con CEC Valencia. Esta sería la forma de realizar estudios de muestra suficientemente grande para obtener resultados con significación estadística si tenemos en cuenta, la diversidad de manifestaciones que pueden asociarse al Trastorno del Espectro Autista.

Referencias.

  • Goldsmith, T., Leblanc, L.,(2004). Use of Technology in Interventions for Children with Autism. Jeibi 2004 vol: 1 (2) pp: 166-178.
  • Miller, T., Leroy, G., Huang, J., Chuang, S., y Charlop-Christy, M.H. (2006, febrero). Using a Digital Library of Images for Communication: Comparison of a Card-Based System to PDA Software. Ponencia presentada en la First International Conference on Design Science Research in Information Systems and Technology, Claremont, EEUU.
  • Parsons, S., Mitchell, P., y Leonard, A. (2005) Do adolescents with autistic spectrum disorders adhere to social conventions in virtual environments? Autism: an International Journal of Research and Practice, 9, 95-117.